Erika De Anda

La corte pena internacional: Un reto para el Senado Mexicano

Leave a comment

Un proyecto internacional que se enfrenta a controversias serias en un número considerable de naciones, es la creación de Corte Penal Internacional (CPI) que encuentra sus antecedentes desde 1945 con el establecimiento de los tribunales militares de Nüremberg y Tokio. La CPI será de carácter permanente y buscará tener jurisdicción mundial para juzgar individuos (no a lo Estados), por crímenes de guerra, de lesa humanidad y 7o genocidio; se encontrará en la Haya, Países Bajos y se regirá por el Estatuto de Roma firmado ya por 84 países (entre los cuales México no se encuentra, pues se abstuvo de emitir su voto), y será un órgano primordial para mantener la paz internacional.

El Estatuto de Roma no admite reservas, lo cual implica reformas constitucionales de los países firmantes y de algunas de las leyes que en ella emanan.

En el caso de México, la ratificación de la competencia de esta Corte, se encontraría aparejada de controversias legislativas tales como la cosa juzgada, cadena perpetúa y el que seguramente causaría mayor rechazo por las cúpulas del poder, la improcedencia del cargo oficial, entre otras. Ciertamente estas reformas llevan algún tiempo entre el análisis, la discusión y el consenso, pero si nos encontramos en la búsqueda del bien común y existe voluntad política  para ello, podríamos hacerlo, como lo hicieron y lo están haciendo otras naciones.

Y hablando de política, el más grave reto al que se enfrente la CPI, es romper con la impunidad pues el Estatuto roza la más alta sensibilidad política. Este proyecto ha sido rechazado por países como Estados Unidos, que amenaza con modificar sus tratados de extradición celebrados en los países que ratifiquen la competencia de esta Corte.

De esta forma, la creación de un organismo internacional que sea capaz de juzgar a un nacional por crímenes organizados por elites políticas nacionales e internacionales, se convierte en una amenaza, pues juzgará a quien cometa el crimen, ¡sea quien sea!

Es necesario hacer hincapié en que la CPI será permanente, pues como se ha visto en el caso de Rwanda y Kosovo, mismos que cuentan con tribunales especiales ad hoc creados por el consejo de Seguridad de la ONU, no han dado los resultados óptimos, pues las condiciones en las que se crearon no fueron las idóneas ni han proporcionado justicia efectiva e imparcial. La experiencia que estos tribunales han dejado a la comunidad internacional recae en la clara necesidad de contar con una CPI permanente, que resulte menos riesgoso, pues recomendamos que el Consejo de seguridad de ONU (formado por el grupo de los siete), se encuentre facultado para crear estos tribunales especiales en cualquier lugar y tiempo que estime necesario.

Diversas naciones han expresado su preocupación porque la CPI se encuentre totalmente desvinculada de este Consejo, ya que en cualquier momento podría vetar un caso.

La CPI requiere que existan 60 ratificaciones de su estatuto para su aplicación, actualmente solo lo han hecho Senegal, Trinidad y Tobago, Italia y San Marino, aunque un gran número de países europeos han manifestado que aprobaran la competencia de la Corte y se espera que lo hagan en conjunto.

Se espera que en la siguiente Legislatura las comisiones correspondientes del Senado mexicano, como seguramente lo estarán haciendo ya otras Naciones, comience a legislar con el objetivo de adecuar la Legislación Nacional con estricto apego a la normatividad Internacional sobre derechos humanos y con la misma importancia sobre el Estatuto de Roma para de esta manera confirmar con su pueblo y con el concierto de las naciones que los compromisos que ha adquirido México en esta materia serán cumplidos.

Como podemos observar en el tema de la CPI es amplio y complejo, tan amplio que es un proyecto de más de 50 años y tan complejo que la Asamblea General de la ONU tuvo que crear en 1995 un Comité Preparatorio para el Establecimiento de la CPI (PreCom), que se ha reunido en diferentes ocasiones; la última de ellas en Diciembre de 1999 en donde discutieron los elementos del crimen. Desafortunadamente el tiempo no les fue suficiente por lo que se reunirán en Roma, Italia en febrero de 2000 para continuar con la discusión en una reunión intersesional.

Author: Erika de Anda

Mujer, activa, positiva, estudiante y soñadora!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s